domingo, 18 de marzo de 2018

El giro de ojos que pone en pie de guerra a Internet y activa la censura de las autoridades chinas

MADRID.- En una democracia, una rueda de prensa en la que los periodistas no son libres de preguntar lo que deseen, ni es rueda de prensa, ni, en realidad, una democracia. Ponte en situación: las autoridades chinas ofrecen a los medios la posibilidad de plantear las pertinentes preguntas en uno de los órganos de poder del país, y una periodista pide el micro para exponer su pregunta ante las cámaras. Todo normal, salvo que la pregunta no es algo rápido, incisivo y resuelto a disolver alguna duda, sino que la propia pregunta esconde toda una alabanza a la gestión de las autoridades.

En concreto, la consulta dura la friolera de 40 largos segundos en los que la periodista expone: "Mi pregunta es, para mejorar el sistema de gestión de los activos estatales... teniendo en cuenta los cuarenta años de reforma y desarrollo... con el plan de nueva ruta de la seda del secretario general del Partido Comunista...". Las cámaras enfocan en directo a la periodista, pero también a otra colega situado a su lado que contempla, en este orden, con sorpresa, estupor y hartazgo, esta caricia en la espalda.
El protagonismo en redes se lo lleva la periodista de azul, Liang Xiangyi, a quien le puede la raza de periodista y la profesión y no puede disimular su indignación ante el peloteo. La secuencia muestra a Xiangyi con gesto de aburrimiento por lo largo de la pregunta en primer momento, luego se gira para comprobar quién está perpetrando el asunto, para concluir con un giro de ojos de desesperación que ha dado la vuelta al mundo.
El asunto se hizo viral en Weibo y de ahí al resto de la red, lo que no evitó que las autoridades chinas aplicaran el rodillo de la censura eliminando por completo los vídeos de la red y cualquier mención a Liang Xiangyi. Demasiado tarde: internet se llenó de memes y divertidos comentarios reflejando lo irónico (o trágico) del asunto.

No hay comentarios: